Como adultos, podemos elegir los mensajes que aceptar o rechazar. Como dijo Eleanor Roosevelt, «nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento.»

Comentarios